Crónica de un Huertujuelo

Crónica de un Huertujuelo

i jun 17th No Comments by

Abrimos esta nueva sección dentro del blog donde os iremos poniendo al día de los avances de nuestro huertujuelo. Se trata por un lado de dejar constancia del proceso de creación de un huerto ecológico desde el principio, registrando los aciertos y errores que hemos cometido. Queremos compartir esta información, que puede ser útil para quién se anime a aventurarse a este mundillo, y de vez en cuando sacar una sonrisa que otra con las anécdotas más graciosas.

Se trata, quizás, del primer diario escrito con carácter retroactivo, pues empezamos nuestras andanzas hortelanas allá por enero… Léase este relato pasado en clave de prólogo.

Tenemos una parcela de huerto de unos 500m2 situada en Arbujuelo, Soria. Como premisa cabe decir que estamos a 1100m de altitud, lo que restringe en parte nuestra producción, y que tenemos una buena acequia a la entrada del huerto lo que nos da cierta tranquilidad en cuanto al riego.

Los primeros pasos que dimos fueron:

-          Desbrozar, limpiar la tierra de hierbas y preparar el terreno: La primera en la frente… aquí fue cuando descubrimos la inmensidad de 500m2, y que aquello no era una huerta, era una jungla de dimensiones jurásicas. Empeñamos nuestros riñones e hipotecamos nuestras lumbares en ello, y sin embargo somos felices oye. Aunque para felices, las malas hierbas, que brotan y rebrotan con afán de convertir esto en un duelo personal entre ellas y nosotras. Duelo que, por cierto, no se llega a decantar a nuestra favor… Años y años de selección natural y adaptación al terreno han hecho su trabajo. Si además añadimos el hecho de que al labrar la tierra para prepararla para nuestros cultivos, en realidad estamos sembrando involuntariamente miles de semillas de estas hierbas, pues claro, ellas felices de la vida. To be continued…

-          Construir la compostera: Con toda la maleza que sacamos la llenamos en 5 minutos. El problema que hemos tenido con ella es que no hemos conseguido que se ponga en marcha del todo. A pesar de haber estado cubierta con un plástico, el interior sigue estando húmedo por todas las lluvias de este invierno y primavera atípicos. Desde mayo estamos aportando restos orgánicos alimentarios y volteándolo con regularidad y parece que arranca, pero ya os contaremos.

-          Podar los frutales: Tenemos un peral, un manzano, dos ciruelos y cinco viñas. Todos ellos en bastante mal estado, por lo que hicimos una poda de saneamiento esperando que dé sus frutos.

-          Construir un invernadero: Ahora es la joya de la corona, pero ni se sabe la de vueltas que dimos hasta que lo montamos. El proceso merece casi un capítulo aparte, así que otro día os lo cuento.

-          Sembrar y trasplantar los siguientes cultivos: Dentro del invernadero hemos puesto tomates, pimientos, berenjenas, calabacines y pepinos. Fuera hay, de momento, cebollas, patatas, lechugas, acelgas, coliflores, judías, borrajas, rúcula, albahaca y otras aromáticas. También teníamos calabazas y melones, pero no sobrevivieron a un granizo que no paró hasta acabar con ellas.

Bueno, y más o menos eso es lo que tenemos hasta ahora. Además también fue bastante odisea el montar el riego por goteo dentro del invernadero y el canalizar el agua desde la acequia para regar fuera, pero seguiremos hablando de esto y mucho más en los siguientes episodios…

“La naturaleza es el maestro”

i jun 5th No Comments by

Una interesante entrevista a Kirk Gadzia, biólogo silvestre y experto en agricultura holística, publicada en La Contra de La Vanguardia de hoy. Léela  aquí