Blog

La vida te da sorpresas…

i jul 16th No Comments by

Hay días que te levantas sin esperar que pase nada y, sin embargo, algo estupendo está aguardando tu llegada. Eso mismo me ha pasado esta mañana, cuando al llegar al huertujuelo casi no lo reconozco. Nuestra selva (me refiero a los márgenes de unos 2m de ancho que rodean la huerta), ya casi impenetrable por las dimensiones y densidad alcanzadas, había sido limpiada y recogida dejando un paisaje precioso, sereno, arregladito y que transmite una energía muy muy positiva. Ha sido una sorpresa tremenda, como una especie de rey mago que actúa por las noches regalando gestos así de generosos.

¿Quién? Me preguntaba constantemente sin poder concentrarme en podar las tomateras. Hasta que por fin ha llegado Serapio, mi nonagenario vecino, para confirmarme que había sido Aurelio (el propietario del terreno), quién en un afán civilizatorio nos ha brindado este regalo.

Este es el aspecto que luce ahora la entrada al huertujuelo.

Gracias!

Comments