Blog

Llegó el verano!

i jul 1st No Comments by

De vuelta desde el huertujuelo, donde cada día es una aventura sin par.

El calor ha llegado, y con ello gratas e ingratas sorpresas…casi de repente nos damos cuenta de que tomates, berenjenas, calabacines y pepinos se han puesto de acuerdo en florecer, mientras que los pimientos se lo toman con más calma. Miles de tigres-mosquito acechan cada mañana a nuestra llegada, y el viento del oeste se ha convertido en nuestro mejor y único aliado contra estos pequeños chupasangres.

Al menos, ya no nos preocupan las heladas, pues después de este mayo extraño, por fin a final de junio se ha estabilizado el clima y, aunque seguimos en Soria, donde las noches bajan a unos 9ºC, durante el día disfrutamos del mejor momento del año, y podemos dejar en invernadero abierto gran parte del día.

Como podéis apreciar en la foto, nuestros calabacines crecen con alegría y se encuentran en su momento de máximo esplendor. Esta planta, de la familia de las cucurbitáceas, es pariente cercana del pepino, lo que nos generó una duda razonable a la hora del transplante, pues al haberlas mezclado tuvimos que jugar a las 7 diferencias para distinguirlas. Resuelto con éxito ese problema, ahora nos los encontramos ya floridos y empezando a engordar sus frutos, dándole al invernadero un aspecto jurásico bastante alentador. Dado su porte y su gran productividad, es una planta que requiere buenas dosis de abono al preparar la tierra para su transplante, y regulares aportes cuando hacemos los recalces y aporcados.

Otra particularidad que debemos tener en cuenta es que esta planta es entomófila, es decir, suele ser polinizada por insectos. Si la cultivamos en invernaderos o en espacios poco aireados se recomienda recurrir a la polinización manual, agitando el polen de las flores masculinas sobre las flores femeninas.

Con eso, y un riego regular y relativamente abundante, ya se nos hace la boca agua de pensar en las delicias que probaremos este verano gracias a esta planta.

Pues ya veis, tras el duro trabajo de preparar la tierra desde cero empezamos a ver recompensas y a alegrar la cara. Como dice el refrán, el que siembra, recoge.

Comments