Medinaceli

Medinaceli

Medinaceli es una antigua ciudad que fue punto de encuentro para romanos y celtíberos, árabes y cristianos. En esta encrucijada convergen los caminos del centro de Castilla, País Vasco y Cataluña. El paso del tiempo y de las gentes ha dejado una herencia rica en memoria y tradiciones. Cerros y páramos surcados por valles estrechos conforman un paisaje marcado por la cultura, donde la huella humana se traduce tanto en importantes monumentos, como en salinas, huertas, fuentes que alivian el camino de los hombres.

El núcleo antiguo de la villa es un importante centro turístico gracias a la belleza del Palacio Ducal y del Arco Romano, la vitalidad de su escena artística y el atractivo de su gastronomía. La historia se ha conservado intacta en Medinaceli y paseando por sus calles la singularidad del entorno permite sumergirse con un paso en una ciudad romana del siglo II d.C. o en una fortaleza de la lucha entre moros y cristianos narrada en el Cantar del Cid Campeador. Dos autovias, la A2 y la A15, garantizan la comunicación con Madrid, Zaragoza, Barcelona, Soria, Logroño, Pamplona y el País Vasco y atraen cada año más de 100.000 visitantes.

Arco Romano

En el territorio de la comarca se encuentran dos Espacios Naturales Protegidos donde se pueden observar especies raras de flora y de fauna (aves). La tradición agrícola del lugar y la riqueza de faldas del acuífero conectadas con el origen del río Jalón lo convierten en un lugar ideal para observar formas de vida tradicional relacionadas con los trabajos de la tierra y con el pastoreo.

A pesar de sus potencialidades este lugar se encuentra hoy en peligro a causa de la despoblación. Iniciativas como la nuestra trabajan para invertir esta tendencia y reconstruir un entorno donde sea posible un estilo de vida en equilibrio con el medio ambiente.

Visitando Medinaceli y participando en nuestras actividades nos ayudáis a valorizar las tradiciones y la historia del lugar y a afirmar un modelo de vida sostenible.

Os esperamos en Medinaceli!